Escolha uma Página

El Cartero Pascuero. 

Querida hija, el tempo vuela! Parece que fue ayer cuando te escribí deseandote feliz año nuevo y ahora ya es fin de año nuevamente. Nosotros estamos muy ansiosos por saber si tu vas a venir a pasar el año nuevo con nosotros. 

El dia de ayer tu mama fue a comprar um vestido para la fiesta, pero volvío muy triste ya que, el que le gusto, pero no le cube. 

Hija mia, aprovechando el espiritu navideño, quisera contarte algo que suscedió em diciembre de año pasado, acá en la villa. 

Ese dia el cartero que realiza la distubución  del correo em nuestra religion, encuanto dejaba la correspondencia, fue sorprendido por uma imagen jamás vista. 

Al dejar  la carta en el buzón, un niño pequeno le suplicó al cartero que le llevara su carta al Viejito Pascuero. El cartero pense em controle la verdadera historia del Viejito Pascuero, que en realidad era sólo uma fantasia, pero conmovido por la inocencia de aquel niño, tomó la carta y se fue. Al dia siguiente, antes de salir a trabajar como todos los dias, decidió compartir com sus compañeros de trabajo aquella carta que el niño le habia pasado, para ser entregada al Viejito Pascuero. La carta decía: 

“Querido Viejito Pascuero no sé escribir muy bien, pero necesitaba tanto que sepas unas cosas sobre el SEÑOR. Por eso me tomo la libertad de mandar esta carta, por favor no mire mi péssima ortografia ni tampoco mi pobre vocabulario. 

Viejito pascuero creo que el señor no le gustan los niños pobres. Usted sabe por que pienso así? 

Porque para algunas personas el señor solamente da regalos de poco valor y para otras ni eso les da. Y para los acomodados el señor siempre les regala lo mejor y más hermosos regalos. Lo siento mucho Viejito Pascuero por ser tan sincero, pero siento y pienso que esto no es justo! Los mejores regalos deberian ser outorgados a los niños pobres, no a los niños más acomodados; pues sabes que ellos tienen todo lo que desean y aun más. Entoces Viejito Pascuero, ¿Cree usted que estoy en lo sierto? 

Quiero que sepas Viejito Pascuero, que te escribo no solo por mi, si no por mi hermanito, que todos los años cuando llega la Navidad, él vá a dormir com la expectativa que durante la noche, el señor venga a nuestro hogar y deje regalos. Usted necessita ver su rostro cuando se levanta duante la mañana del dia siguiente y se da cuenta que el señor no hay pasado por nuestra casa a dejarle un regalo. El pequeño llora desconsoladamente y dice que no lo quiere, solamente por que somos pobres. 

Viejito Pascuero no sabes que triste me pongo. Me rompe el corazón de sólo pensar que los niños que tienen más recursos y más acomodados exiben sus obséquios em navidad com mucha alegria, porque el señor se los dio, mi hermanito pasa  todo el dia llorando por los rincones de la casa, sin un solo regalo para presumir 

Viejito Pascuero, me gustaria pedirle un gran favor: ¿Será que este año el señor podria pasar por mi casa  y traer un regalo de navidad para él? No hay problema que solo sea para él ,yo no importo, yo ya estoy acostumbrado. 

La  verdad,es que yo quería trabajar para que comprarle un regalo a mi hermanito en esta Navidad, pero mi mamá dice que todavia soy muy pequeño para trabajar. Com todo, yo prometo al señor que será solamente este año. En el próximo, yo ya estaré más grande, y entonces iré a trabajar y así ahorrar un dinero  para la Navidad y comprar el regalo a él. 

Espero que el señor entienda mi pedido.Estoy atento a su respuesta. 

Firma ,”Juaquiha” 

Al escuchar la lectura de la carta, todos quedaron  emocionados y decidieron hacer una colecta entre los colegas del correo  y las personas generosas que quisieran ayudar. 

Entonces todos nosotros contribuimos. 

La mañana de la Navidad fuimos a la casa del niño a darle los regalos. Mi hija, yo nunca habia  tenido tanta alegria de una sola vez. 

Volvi a mi casa pensando en una cosa. El Señor Jesus dijo: 

“Hay mas bendiciones en dar que en recibir”. 

Ah, hija, se me estava olvidando decirte algo muy importante: nosotros colocamos el sobrenombre al funcionario en el correo como “Cartero Pascuero”. 

 

 

La historia extraída del libro “Cuentos de Paulo y Wilmar volumen 1” escrita por Wilmar Soares Siqueira y Paulo Soares Siqueira; Happy Books editorial y traducido por Geyson Moroni Camilla.